Espacio virtual donde convergen ideas, opiniones, creencias y paradigmas diversos
Gracias a Dios
Gracias a Dios

Gracias a Dios

¡¡ Gracias a Dios ¡¡

GRACIAS A DIOS ..una expresión habitual, casi automática e inconsciente que de forma repetida utilizamos una y mil veces en nuestras conversaciones e interacción con las personas de nuestro entorno cotidiano, incluso en los diálogos internos con nosotros mismos.

Y la pregunta es … ¿ Quién puñetas es Dios ?… y si es alguien y verdaderamente existe  ¿ Dónde puñetas esta ? . porque se diga lo que se diga, nunca nadie jamás ha podido encontrarse con él.

Y es indudable que «Dios» existe, al menos en la psique inconsciente de miles de millones de personas.

Es bien sabido y demostrado ya no sólo por la  física cuántica, sino por los acontecimientos de la historia aquello de que CREER es CREAR .

Dios, al igual que cualquier otro icono mental, físico, psíquico, espiritual o imaginario es capaz de actuar de igual forma que lo hacen los conocidos efectos PLACEBO / NOCEBO.

Por ello resulta inútil debatir y cuestionar su existencia, posiblemente nada mas que por eso, nada más.

¿ Por qué ? … ¿ que les queda a todas esas personas cuando la evidencia científica, empírica y vivencial les hace «desaparecer» el  Omnipresente Dios Todopoderoso ?

Vacío?… Desnudez ? … Impotencia ? .. muchas preguntas sin respuesta ?

O quizá simplemente quedaría un profundo y doloroso sentimiento de Orfandad existencial.

En algún momento de nuestra vida, hemos de atrevernos a recuperar y ejercer todo ese poder ilimitado que de forma gratuita, espontánea, pero sobre todo inconsciente hemos otorgado a un DIOS todavía más virtual que los otros recién llegados «dioses»  Google, Facebook, Instagram, Twitter, Whatsapp, Telegram… que en la actualidad ocupan ya no sólo el espacio de la «nube y el cielo», sino gran parte de nuestro tiempo y de nuestras vidas.

Quizá sólo entonces recuperaremos el poder robado y nos convertiremos en el «dios» poderoso de nuestra propia vida y empezaremos a hacer milagros inexplicables.

Caverna de Platon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.